Matías Néspolo – Broma repetida por dos fanáticos confesos de género -o freaks sin más, como confiesan sin ambages en su flamante página web- de la última década en la que compartieron trabajos en el mundo editorial era que un día editarían por su cuenta aquellas novedades o títulos extranjeros que les apasionaba leer y que no encontraban en las librerías locales, y mucho menos en catalán. Hasta que llegó el momento, hará cosa de año y medio, de que «la broma dejó de serlo», recuerdan, y comenzaron a estudiar seriamente la idea…